miércoles, 20 de noviembre de 2013

Tanto la guerra como el amor son clandestinos

Por MALEV

Acabo de consolar a una amiga que libró una descomunal batalla para recuperar al amor de su vida, y perdió, al final solo le quedo resignarse y tratar de que el tiempo promueva el olvido. Hablando con mi amiga Yania sobre el respecto me dice que el ser humano es verdaderamente un animal de costumbres y entre algunas de esas costumbres esta la de amar y odiar a escondidas, esto es ejercer un tipo de vergüenza por sus actos, aún las parejas son cuestionadas por besarse en los parques, aún el amor no es libre y para amarse o toca que alguien preste la pieza o ir a un hotel, motel,antro o como quiera llamarse al recinto íntimo. La guerra también suele así, llamadas perdidas, agresiones indirectas y miradas recriminadoras. Estamos en un mundo que envidia, que se acompleja con facilidad, un mundo donde las personas hacen algo peor que tirar la piedra y esconder la mano: LO NIEGAN. Esto es MIENTEN descaradamente. Y según mi concepto así es imposible el amor.