jueves, 14 de noviembre de 2013

Los hombres no entienden por qué usamos minifaldas

Por MALEV

Estoy que boto la toalla. Los trémulos hombres van por la calle como los ventiladores, ¡pobres! con razón si adelante de ellos va una chiquilla de escasos años con sus caderas asegurando una minifaldita de aquellas que poco deja a la imaginación y si mucho a la malicia; qué culpa tiene los pobres si el sofisma de la atracción y las hormonas les dicen "acuéstate y vente" (y no levántate y anda). Estoy absorta además con la chiquilla que creo sabe a cuantos bobos tiene sufriendo y lo disfruta y se esmera en contorsionarse como víbora en celo, además de la imagen la tipa expele una fragancia que apuesto tiene las citadas feromonas. De repente la chiquilla insinuante se sube a un auto y deja a todos con las "ganas" y no falta el atrevido que se queda lamentando no haber podido tomar la foto.

Todo esto para decir que una mujer se viste para verse bien y sentirse segura de si misma y de algún modo causar impacto en otras mujeres y quizá uno que otro hombre "bien". 

Mis hijas están por cumplir los quince años y aún protesto cuando portan ropas insinuantes. Los hombres están programados para hacer caso omiso a la moda y creen que el mostrar demasiado es una insinuación clara y directa a el deseo sexual o carnal.

Escribo esto a razón de los sucesos acontecidos en este país en el que se acusan a las mujeres de indecentes y otras cosas más apoyando el criterio machista que siempre ha existido.