viernes, 20 de septiembre de 2013

Las NUBES de tu CIELO

Por la resistencia intelectual pacifista 





Te ataré a mi corazón para sentirte,
y al oído te diré que me haces feliz.
Te arrullare hasta que te duermas
y luego si podré estar tranquilo,
eres mía.

No sé luego por qué termino todo,
si estuvimos tan comprometidos,
tan enamorados uno al otro,
y de repente todo se vino abajo
ya no eres mía.

El amor es como esa nube que viaja,
el cielo será testigo de que te quise,
más no me puedes prohibir quererte,
amarte es mi destino después de todo.
Ahora estoy solo.