miércoles, 28 de agosto de 2013

UNA ULTIMA OPORTUNIDAD


Por Alexis Mendoza


Esta vida carece de sentido, me suicidaría pero te prometí una última cita.

Es difícil decir un "te amo" libre, no comprometido, la urbanidad descarta cualquier sin sentido. Tampoco puedo decir algo que te de la falsa esperanza, yo quiero a mi modo que es solo una forma de lealtad, pero no tengo nada que ofrecerte, o quizá si: mi alma. Pero sé bien que en este medio lo que vale es el dinero. No puedo llegar a un Banco y decir que estoy enamorado de ti y que llevo años amándote y que por cada año merezco un millón, estoy sin seguro de vida, sin seguro de salud y algo peor solo con la seguridad de que la muerte anda rondando mi vida como una novia fea. Suspiro, me ahogo en mi pensamiento y pienso en tí siempre, no temas que te olvide, no sucederá, tendremos una última oportunidad para estrecharnos las manos y mirarnos a los ojos y tratar de sentir lo que el otro siente. El amor es así. Así de imposible a veces. Quizá haya otra vida donde los dos coincidiremos y podamos ser felices. Estoy sufriendo, tampoco puedo llegar a un hospital y decir que me cosan el corazón y lo descuenten del amor que sentí. Estoy peleando porque esa fantasía suceda una vez y los Bancos y los Hospitales nos devuelvan un poco de sentimiento. Esto de escribir es mi oxígeno y tengo una hemorragia impresionante de letras, vomitaré todo en el papel y si ya no existo espero estas letras sean testimonio de que existí.