martes, 2 de julio de 2013

Carta abierta a la Organización Mundial de la Salud respecto a los métodos de Anti concepción Masculina

Respetables Señores,

Me dirijo a ustedes a fin de expresar mi inconformidad como mujer respecto a la responsabilidad que tenemos en el uso de los métodos anticonceptivos siendo que en realidad los laboratorios científicos ya desde hace mucho tiempo tienen tales métodos para los hombres, mi solicitud se basa en los siguientes tópicos:

#1. Los hombres están programados para eyacular sin prescripción de secuelas, menos de sentido de la responsabilidad.

#2. Las mujeres estamos programadas para procrear (en la mayoría de casos) a veces sin el conocimiento suficiente sobre el sufrimiento a que nos exponemos.

#3. Tanto mujeres como hombres estamos de acuerdo en el disfrute del sexo sin el apremio del riesgo que conlleva  un embarazo no deseado.

#4. Las mujeres tememos la incidencia de los métodos anticonceptivos en nuestra salud por los conocidos efectos secundarios.

#5. El hombre mira el embarazo como una enfermedad en donde él es quien debe hacer el sacrificio de la dieta sexual.

Aunque hay serias advertencias de que si sale a la luz la dichosa píldora masculina pueden suceder el aumento de violaciones y comportamiento promiscuo y con ello el incremento de las enfermedades de transmisión sexual bien el beneficio se vislumbraría en los siguientes aspectos:

#1. Disminución de la tasa demográfica mundial

#2. Disminución de la tasa de madres solteras

#3. Disminución de la tasa de enfermedades relacionadas con el estrés, violencia de género, etc.

#4. Abolición de contratos suntuarios obligatorios como el del matrimonio y,

#5  Liberación tanto femenina como masculina y por ende abolición del machismo y feminismo

Consciente del hecho de que con puntos antes citados se afecta el comercio global y que ni al gobierno, ni a la iglesia les conviene detener el "progreso" y que ante la crisis de valores, de la educación y la salud, la respuesta es una cortina de humo, siendo que asuntos como los del consumo de drogas recreativas, el abuso del licor y cigarrillo y en muchos casos vicios como el sexo con menores y el turismo sexual y discriminación racial hoy adquieren su cuota de importancia.

Sugiero dar a luz esta posibilidad: Que los hombres tengan acceso a la píldora anticonceptiva y se les respete su decisión voluntaria de procrear o no hacerlo.

Esta es mi humilde pero respetuosa petición.

Agradeciendo la atención prestada.

María Alejandra Erazo Vega

La opinión del Dr. House es...